Saltar al contenido

6 Pasos para controlar el hambre emocional

hambre emocional

Cómo identificar el hambre emocional

 

El hambre emocional es el impulso de comer no debido a la necesidad física de alimentarse, sino como respuesta a las emociones, como el estrés, la tristeza o el aburrimiento. Identificarla es crucial para mantener una relación saludable con la comida.

Para reconocer el hambre emocional, presta atención a los antojos repentinos, especialmente de alimentos reconfortantes y poco saludables. A menudo, se experimenta como un impulso impulsivo de comer sin sentir una verdadera necesidad física. Las señales emocionales, como la ansiedad o la frustración, suelen precederla. Controlar el hambre emocional implica desarrollar conciencia emocional y adoptar estrategias saludables.

 

Alimentación consciente

hambre emocional
Muchas veces no distinguimos entre hambre real y hambre emocional.

Prácticas como la meditación, la escritura emocional y la actividad física pueden ayudar a canalizar emociones sin recurrir a la comida. Establecer rutinas de comida regulares y elegir alimentos nutritivos también contribuye a satisfacer las necesidades físicas y reducir la propensión a comer por razones emocionales. Al identificar y controlar el hambre emocional, se fomenta una alimentación más consciente y equilibrada, promoviendo el bienestar tanto físico como el de las emociones.

A continuación te revelamos cuales son los 6 pasos para controlar el hambre emocional:

          1. Detente y toma consciencia: 

Cuándo sientas hambre  fuera de tus horarios analiza si es hambre físico o si es glotonería. Para saber si tienes hambre real o antojo.

Hambre Real                                                                          Hambre Emocional

Aparace Poco a Poco                                                                     Aparece de Repente

Puede ser cualquier alimento                                                     Debe ser exáctamente el antojo que se te presenta

Puede esperar                                                                                 Debe comerse ahora

Dejas de comer Cuando estás satisfecho                                   Sigues comiendo aún estando satisfecho

Te sientes bien cuándo terminas de comer                              Te sientes molesto, con culpa y pensando que no deberías comerlo

2. Analiza tus sentimientos: 

     Si te das cuenta que no es hambre física analiza como son tus sentimientos.

3. Lleva un diario de tus alimentos: 

     Apunta que sientes y que disparó ese sentimiento

4. Toma una decisión consciente:

    Date 5 min. antes de comer, respira profundamente y toma un vaso de agua.

5. Si decidiste comer:

    Revisa tu estado de ánimo a los 10 min. Cómo te sientes ¿feliz o insatisfecha?

6. Trabaja tus sentimientos:

     ¿Culpa o vergüenza? Analiza cual fue el sentimiento que activó tu necesidad de comer.

No te juzgues ni te sientas culpable. El hambre emocional está aquí para enseñarte cuales con tus emociones. toma decisiones conscientes, analiza tus emociones y como siempre con consciencia plena para sacarlo poco a poco de tu vida.